Perversión política 2.0: ¿dignificar o desprestigiar?